Dos años de maduración política (aniversario del 15M)

Segundo aniversario del 15M. ¿Qué es lo que nos queda de aquel acontecimiento? ¿Dejó el 15M alguna herencia viva que debamos celebrar? Una y otra vez he oido en la calle a activistas decir una cosa y la contraria, en privado y en público, en la calle o en los blogs, en los estados de euforia y en los momentos de pesimismo. Parece que no tengamos claro cómo encajar ese acontecimiento que estalló hace dos años, y en consecuencia, nuestra valoración del mismo depende de si nos avergonzamos o no de todo lo que sucedió allí, cuando éramos dos años más ingenuos. Reclamar que haya algo vivo que viene desde el 15M, significará dignificar aquella experiencia como un paso necesario que dimos en nuestro proceso de maduración política.

El 15M surgió con el reconocimiento de una contradicción entre lo que se nos decía que era un Estado Social y Democrático de Derecho, y las imposiciones económicas de instancias supranacionales, jaleadas por la patronal y aplicadas por los partidos del régimen que terminarían aprobando la reforma constitucional de agosto de 2011 (la que modifica el artículo 135 de la Constitución y consagra la “estabilidad presupuestaria”).

El 15M toma conciencia de la crisis del sistema democrático de la Transición, y exige una democracia real, deliberativa y participativa, al servicio de las personas y no de los mercados, los bancos, o la casta de políticos corruptos y cínicos del régimen. Marca el inicio de una tendencia, de un cambio ideológico y de un cambio de cultura política, que tiene sus luces y sus sombras, que aúna elementos prepolíticos pero que también aboga por la participación ciudadana contra la cultura del asistencialismo y la ciudadanía pasiva, que cuestiona firmemente los límites de la actual Constitución y pide una batería de reformas y transformaciones que culminen en un nuevo proceso constituyente.

¿Cómo valoramos, pues, todo esto? Me parece un error fetichizar el 15M, algo que no es sino un nombre mediático, basado en una mera fecha del calendario. Lo importante es el sostenimiento de la movilización que arrancó en aquel momento (y que también venía de antes: desde las movilizaciones contra la OTAN, el No a la Guerra o los movimientos estudiantiles contra el plan Bolonia). Lo importante no es el 15M o lo que de él quede, sino que sigamos organizándonos para cambiar las condiciones de vida que nos indignaron y que siguen indignándonos.

Este domingo, en las manifestaciones conmemorativas del segundo aniversario del 15M, vimos que en efecto esta movilización aún persiste, aunque a otro nivel. Del asamblearismo sin siglas ni banderas hemos pasado a la pluralidad de un movimiento de movimientos, donde se unen plataformas, mareas y movimientos sociales en general. El 15M se ha sectorializado, ha generado otras formas de lucha sectoriales, a la vez que se ha territorializado en la forma de las asambleas de barrio. Y junto a estas nuevas formas de organización, el domingo estuvieron también los de siempre, los que estuvimos desde el principio: ATTAC, Casa Invisible, IU, PCE…

Todos los nuevos activistas que han emergido en estos dos años de movilizaciones, se han integrado en estos movimientos nuevos y “viejos”. La semilla del 15M fue el paso de mucha gente a la militancia y al activismo, y la integración política de toda una generación, la nuestra, la generación perdida condenada a la dependencia, la minoría de edad permanente, la emigración. Una generación con un 57% de paro (que en Málaga crece por encima del 70%).

Esta integración es constructiva. Evita que se refuercen opciones populistas o fascistas. Nos organiza en movimientos que luchan por sus derechos, y que están construyendo un contrapoder popular al gobierno, algo imprescindible para una democracia fuerte. Y que están creando una base social muy necesaria para cuando emprendamos la reconstrucción del país que ellos (los mercados, la banca, la UE, los políticos corruptos) están destruyendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: