Apuntes sobre la compleja relación entre marxismo y darwinismo

Karl Marx escribió en 1869 una carta a Engels acerca de El origen de las especies, donde afirma: “Aunque desarrollado con el crudo estilo inglés, este es el libro que contiene las bases de nuestra perspectiva en la historia natural”. El enfoque evolucionista de Darwin era, para Marx y Engels, un enfoque compatible con un materialismo histórico que contemplaba las contradicciones de clase como motor de la historia, y al mismo tiempo el progreso a través de la sucesión de modos de producción donde dichas contradicciones iban siendo desplazadas y las clases sociales mismas se veían transformadas. Sin embargo, la influencia del darwinismo en el marxismo es controvertida, al menos por dos motivos:

  • El “evolucionismo” (también conocido como “etapismo”) se aplica al marxismo desarrollado en el seno de la II Internacional, especialmente cultivado dentro del SPD alemán. El etapismo afirma la sucesión evolutiva y lineal de los modos de producción entendidos como rígidas etapas, y por consiguiente concibe la historia en términos de “progreso” hacia lo mejor. Se basaba en una lectura rígida y ortodoxa de Marx, que éste mismo había cuestionado en algunos de sus textos, y sería uno de los motivos de las tensiones que abocaron a la ruptura de la II Internacional (y asimismo, convirtió al leninismo en referente de todos aquellos movimientos marxistas de liberación nacional en el siglo XX).

  • Las ideas de Darwin parecían estar en las antípodas de un pensamiento progresista e internacionalista, si atendemos a las interpretaciones de Herbert Spencer y de los darwinistas sociales. Como vimos más arriba, el darwinismo social extrapolaba la teoría de la evolución de Charles Darwin al campo social. Suponía una justificación del imperialismo, argumentando que las grandes potencias económicas y políticas, más “aptas” y civilizadas, tenían el derecho a “civilizar” y dominar a los pueblos inferiores y menos desarrollados, abocados a la subalternidad o a la extinción. El darwinismo social conduciría inevitablemente al racismo, radicalizándose por parte del fascismo y el nazismo.

El paleontólogo Stephen Jay Gould fue muy crítico con el darwinismo social, que, sin base científica, legitimó grandes genocidios. En una entrevista en 1989, Gould afirmó que “La selección natural explica la evolución pero es inadecuada para comprender la historia, la cultura y la sociedad. Simplemente porque el hombre ha heredado, por la selección natural, un órgano que ninguna otra especie posee: su cerebro”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: