fascismo

Fraguando el golpe electoral: la teoría de la “clase política” y la antipolítica

Esta es una entrada escrita con prisas y sin sutilezas, avisados quedan. Espero dejar claras al menos un par de ideas. El periódico El País ha publicado un artículo de César Molinas[1] titulado “Una teoría de la clase política española”.[2] En este título hay al menos dos errores: ni existe una “clase política”, ni nos encontramos ante una verdadera “teoría”, sino más bien ante un ejercicio ideológico de justificación para futuras y más que previsibles maniobras políticas: en primer orden, la reforma []

Sobre el impacto popular del fascismo (Poulantzas, 1976)

Si hay un error característico de cierta izquierda, es el abuso del concepto de «fascismo»: la policía es fascista, los jefes son fascistas, el Estado es fascista. Caemos en el abuso de una metáfora que ha perdido el rastro del fenómeno original con el que comparamos (inadecuadamente y dentro de un uso del lenguaje puramente emocional) estas muy diversas realidades. «Fascista» se convierte en una moneda de curso legal que, de tanto pasarnos de mano en mano, ha perdido todo rastro de []