Weber

Contra la división política del trabajo

Los clásicos, desde Labriola a Lenin, tenían muy claro que la cultura socialista revolucionaria era un compuesto, un todo complejo con diversos aspectos y facetas o un río con múltiples fuentes e influencias. El socialismo no es únicamente una teoría económica, una praxis política o una doctrina filosófica, sino, según el punto de vista como lo veamos, una nueva episteme con diversas fuentes o una totalidad con múltiples facetas. La política transformadora, en estos tiempos de nuevo barbarismo especializador, tiene algo de []