marchas de la dignidad

Devuelvan la política a la gente, devuelvan la dignidad

En sus reaccionarios Recuerdos de la Revolución de 1848, Alexis de Tocqueville recuerda su advertencia a los de su clase: torres más altas han caído, y nosotros nos encontramos dormidos sobre un volcán. Tocqueville fue muy consciente de que, tras el derrumbe del Antiguo Régimen, ya no quedaban grandes prerrogativas y grandes privilegios (o “derechos”) que se interpusieran entre el pueblo y el sacrosanto derecho a la propiedad. En las clases populares se gestaba un clima prerrevolucionario: las opiniones, la ideología que []